¿Se pueden utilizar las células dentales para tratar enfermedades genéticas?

Una enfermedad o trastorno genético es una condición patológica causada por una alteración en algún gen o cromosoma. Si la enfermedad a tratar es causada por una alteración genética y el paciente preservó sus células madre, entonces las células madre preservadas no serán las candidatas idóneas para tratar esa enfermedad en específico.

Sin embargo, no porque un paciente tenga una enfermedad genética la preservación de células madre es inútil. Esto se debe a que las células madre dentales pueden generar diversos tipos de tejidos y pueden ayudar al paciente en un gran número de enfermedades no genéticas.

Por ejemplo, si un paciente preserva sus células madre dentales y en un futuro desarrolla alguna enfermedad genética, el hacer un trasplante autólogo de células madre no sería un tratamiento idóneo para tratar esa enfermedad específica. Sin embargo, las células madre de ese paciente sí podrían ser útiles para el tratamiento de otras enfermedades como la diabetes, lesiones hepáticas, o problemas de córneas, etc., ya que las células utilizadas para estos tratamientos no están en la misma línea de desarrollo que la enfermedad genética que el paciente presentó. En ese sentido, las células madre dentales ayudarán a tratar enfermedades y accidentes adquiridos durante la vida del paciente y no necesariamente vinculada con la información genética.

Adicionalmente, la gran mayoría de los tratamientos con células madre dentales son enfermedades o problemas adquiridos durante la vida del paciente y que no tienen que ver con la información genética.

Posted in: Células Madre Dentales