¿Por qué usamos leche de vaca para transportar los dientes?