Cuida tu Piel y Rejuvenécela con células madre, ya existen terapias en México

  • Sabías que a piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y por lo tanto tenemos que tener los cuidados necesarios para mantenerla saludable.

  • La piel necesita vitamina A para tratar el daño solar, vitamina D para reducir las manchas e hidratación para tener una piel sana.

La piel es el órgano que posee muchas funciones importantes: regular la temperatura corporal, mantener el equilibrio hidroelectrolítico y percibir los estímulos dolorosos o agradables. La piel conserva las sustancias químicas y los nutrientes del cuerpo a la vez que evita la penetración de sustancias peligrosas en el organismo y actúa como escudo que lo protege de los rayos ultravioletas emitidos por el sol. Además, el color, la textura y los pliegues de la piel pueden tener consecuencias importantes en la salud física y mental pues con la edad, la piel pierde su elasticidad y brillo a causa del desgaste celular natural del cuerpo, su regeneración se vuelve cada vez más lenta y el colágeno y la elastina va perdiendo eficacia. Igualmente, los hábitos de limpieza, la exposición al sol y la contaminación, degeneran los tejidos provocando problemas dermatológicos que pueden llegar a debilitar a nivel celular las capas profundas de la piel de manera irreversible y dar entrada a patógenos externos que pueden alterar nuestra salud de manera considerable.

Es por esto que, en la lucha contra el tiempo, se han buscado alternativas que reparen a profundidad el tejido de la pie no solamente de manera superficial como puede ser con productos tópicos (cremas o sustancias químicas). Una de éstas alternativas y por mucho la más prometedora son las células madre mesenquimales las cuáles han demostrado un gran potencial en la regeneración a nivel celular de tejidos no sólo de piel, sino también de cartílago hueso o músculo. Al tratarse de células universales no diferenciadas, poseen la capacidad de diferenciarse o transformarse en cualquier célula específica que el cuerpo necesite en áreas con problemas o degeneración celular.

Con un potencial tan elevado no es de extrañarse que, gracias a los avances en las investigaciones de éstas células madre mesenquimales, en la actualidad ya existan terapias enfocadas en el rejuvenecimiento facial que previenen y/o corrigen las líneas de expresión redefiniendo el tejido del ovalo facial.

Éste es el caso de la terapia Stem Cell Face Rejuvenation (SCFR) el cual es uno de los procesos más innovadores en el rejuvenecimiento facial. Ésta terapia además de trabajar con células madre mesenquimales, combina el plasma rico en plaquetas (PRP) conocido por sus efectos rejuvenecedores los cuales, en conjunto, potencializan el efecto regenerante e hidratante en la piel y sus capas más profundas. Al tener una regeneración progresiva y paulatina, la piel de las áreas como cuello, escote y manos adquiere un aspecto natural y radiante. A través de la regeneración del colágeno y la elastina, el paciente tendrá una piel renovada: más firme, con mayor hidratación y sana.

A diferencia de otros métodos estéticos como Botox o procesos quirúrgicos de relleno, la terapia del SCFR es un procedimiento completamente ambulatorio y que puede llevarse a cabo con anestesia tópica local. Al no ser una intervención invasiva, no altera la anatomía natural del rostro o cuello y por ende no deriva en efectos secundarios de rechazo, inflamación o pérdida de volumen graso.

Igualmente, con la terapia SCFR se pueden tratar problemas estéticos específicos causados por factores externos como las manchas o paño de la piel, cicatrices ya sea por accidentes o por acné, entre otras. Esto da a la terapia un ramo de posibilidades que pueden estar en sincronía con los problemas generales o específicos que el paciente quiera tratar.

Los pacientes que se han aplicado el procedimiento SCFR logran ver un mejoramiento integral, logrando una piel de aspecto saludable: más nutrida y más tersa.

Éste procedimiento se encuentra enfocado primordialmente a hombres y mujeres entre los 30 y 60 años que busquen un aspecto radiante en la piel y quieran tratar de ráiz, la degeneración celular causada por la edad.