Hidrata y Protege tu piel con Células Madre Mesenquimales

  • El rostro, al estar expuesto al medio ambiente, al clima y a los rayos del sol, tiende a sufrir estragos. Estos enemigos de la piel son muy perjudiciales, pero con las células madre mesenquimales se puede regenerar y estimular la hidratación en la piel.

  • ¿Sabías qué? La dermis está compuesta en un 70% de agua, y la epidermis en un 15%. Para mantener un buen nivel de hidratación, es importante utilizar un cuidado diario hidratante que equilibre el nivel de agua en el corazón de la piel.

  • Gran parte de nuestra piel está compuesta por agua, por lo que su consumo regular ayuda a mejorar su apariencia. Además, el agua ayuda a reponer los líquidos que perdemos en procesos tan simples como respirar y sudar.

Cuando hablamos de la piel como un órgano vital de protección para nuestro cuerpo de agentes y factores ambientales, es importante recordar que su regeneración a nivel celular debe ser óptima. Al ser nuestra primera defensa contra el exterior, el órgano de la piel está expuesto a un envejecimiento que es inevitable causado por factores intrínsecos como radiación ultravioleta, radicales libres y productos químicos, volviendo su regeneración un proceso biológico complejo que se va evidenciando en la apariencia del individuo.

Todas éstas afectaciones pueden mostrar daños fisiológicos como la pérdida dramática de flexibilidad en la piel debido al daño en las fibras de colágeno y la elastina y debilitar su función protectora causando estrías y deficiencias en el restablecimiento de tejido cutáneo o cambios de pigmentación, resultando en efectos debilitantes sobre el organismo en general.

En el tratamiento de éstos problemas, las terapias con células madre han sido una alternativa en la hidratación de la piel, en específico, células madre mesenquimales que han sido encontradas en todo el cuerpo humano, particularmente en tejido graso y dientes. El uso de éstas células ha sido investigado profundamente obteniendo resultados sobresalientes en la regeneración de distintos tejidos como cartílago, hueso, músculo, así como la renovación de tejido adiposo y de piel ayudando también en temas estéticos como regeneración de cicatrices y en éste caso, hidratación de la piel.

Al ser éstas células madre mesenquimales, fuente de regeneración a nivel celular, se han establecido terapias en conjunto con otros métodos de hidratación en el tejido cutáneo, una de ellas es la aplicación de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) encontrado en la sangre al ser centrifugada y que en conjunto con las células madre mesenquimales crean una fusión regenerativa de nuevas células de proteína de colágeno y elastina, proporcionando de nuevo elasticidad e hidratación a la piel, volviéndola una barrera efectiva contra el exterior.

Podemos concluir que las terapias celulares son una opción con resultados duraderos y progresivos, sin efectos secundarios ni invasión de sustancias extrañas en el cuerpo que pueda rechazar. Se trata de una terapia completamente ambulatoria que no pone en riesgo la salud de nuestra piel ni de nuestro cuerpo.