Wake Forest Institute: Creando Órganos, Salvando Vidas

• Al año mueren alrededor de 100 mil personas esperando el trasplante de un órgano.

• A partir de la creación de órganos en laboratorios, se ha encontrado una alternativa para mejorar la calidad y salvar vida de cientos de personas alrededor del mundo.

• El Wake Forest Institute trabaja día a día para solucionar el problema de escases de órganos, a través de construir tejidos a partir de Células Madre, y así brindar esperanza de vida a la población.

Según los datos facilitados a Europa Press por fuentes de la UVA, esta terapia

“no solo mejora el dolor y la discapacidad, también mejora la calidad del cartílago articular en la mayoría de los casos”.

Día a día la ciencia evoluciona a pasos agigantados: mejoras en los autos; maquinas que ya hacen trabajos que antes sólo podían hacer los humanos; tecnología de punta en todos los ámbitos para hacer todo más fácil y mejorar la calidad de vida; con todos estos cambios la medicina no se quedó atrás y ha evolucionado de forma sorprendente con la nueva tecnología.

A raíz del descubrimiento de las Células Madre Mesenquimales o Dentales, la medicina comenzó una revolución en el mundo, ya que éstas pueden regenerar órganos como corazón, riñón, etc.; con el potencial de curar enfermedades hasta ahora incurables. Y así mejorar la salud de millones de personas en el mundo.

El Wake Forest Institute, meca de la medicina regenerativa, es líder en avances científicos de terapias clínicas, donde se trabaja día a día para restaurar tejidos, órganos y en el desarrollo de terapias de curación de más de 30 diferentes áreas del cuerpo, desde vejiga y tráquea, hasta cartílagos y corazón a partir de células madre, convirtiéndose en el presente y futuro de la medicina; desde sus laboratorios se brinda esperanza de vida al mundo entero.

Dicho instituto tiene como objetivo principal solucionar el problema de escases de órganos, ya que muchas veces no hay donantes o existen problemas de compatibilidad, causando que un gran número de personas en el mundo mueran esperando un trasplante. Es por eso que están enfocados en crear órganos a la medida de las necesidades de cada persona a partir sus propias células madre.

El Wake Forest Institute, ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos, es dirigido por el Dr. Anthony Atala, quien es cirujano e investigador en el área de la medicina regenerativa. Su trabajo actual se centra en el crecimiento de nuevas células, tejidos y órganos. Entre muchos reconocimientos, el trabajo del Dr. Atala fue considerado por la revista Time como uno de los 5 mejores avances médicos del año y, el Huffington Post, lo colocó como uno de los 18 mejores ideas del 2011.

En el Wake Forest Institute, se diseñan órganos cultivados en laboratorio, los cuales ya han sido implantados en humanos, tal es el caso de Luke Masela un joven que a sus 12 años recibió un trasplante de vejiga creado a partir de sus propias células madre, permitiéndole dejar atrás la diálisis y llevar una vida normal. El irrefutable éxito del trasplante le permitió que se le diera impulso a todos los proyectos de regeneración de órganos a partir de Células Madre en Estados Unidos. Una década después estos procedimientos son una realidad.

Los avances realizados en Wake Forest Institute tienen la confianza de que, en mediano plazo, sean las bases y guías para tratar enfermedades por ahora “incurables”. Dichos avances se han hecho gracias al uso de Células Madre Mesenquimales como las que se encuentran en los dientes, las cuales se extraen y multiplican en millones, más adelante se les da la indicación de convertirse en un órgano en específico, por ejemplo un corazón; con los estímulos adecuados, dicho órgano adquiere las características necesarias para cumplir con su función al 100% y ser trasplantado a la persona que lo necesita.

BioEDEN y el equipo del Dr. Atala, director del Wake Forest Institute se encuentran en constante contacto con el fin de algún día poder impulsar estos tratamientos en el país.

Como Director del Wake Forest Institute de Medicina Regenerativa,

el doctor Anthony Atala, afirma: “La pulpa dental es una excelente fuente de Células Madre para el tratamiento de innumerables enfermedades, lo cual confirma una vez más los efectos positivos de dichas células”.

Por estas y más razones es recomendable preservar las Células extraídas de los dientes de leche debido a que éstas, al estar más libres de contaminantes, pueden ofrecer un mayor número de células en buen estado, susceptibles de participar en la reconstrucción de diversos órganos humanos dañados por una enfermedad o accidente, así como tratamientos en enfermedades crónicas. Preservar las Células Madre Dentales ofrece a los padres de familia un seguro biológico para toda la vida.

#znkopvdman{display:none;visibility:hidden;}