Implantan una tráquea formada a partir de células madre a una niña de dos años

    La tráquea fue desarrollada a partir de las células madre extraídas de la médula ósea de la niña, que son del mismo tipo que las células madre dentales.

    Un equipo internacional de cirujanos implantó en Estados Unidos una tráquea-arteria realizada a partir de células madre a una pequeña surcoreana de dos años por primera vez en el mundo en el caso de niños.

La pequeña niña nació sin tráquea y los médicos pudieron “fabricar” un órgano de repuesto utilizando células madres extraídas de su médula osea, que son del mismo tipo que las células madre dentales y rápidamente cultivadas en un tubo especial de plástico. Las células se multiplicaron rápidamente en el laboratorio, formando una nueva tráquea en menos de una semana.

Agénesis traqueal

Uno de cada 50.000 niños nace sin tráquea (agénesis traqueal). La paciente había nacido en agosto de 2010, y no podía respirar, comer, beber o tragar por sí misma. Hasta que se le implantó la tráquea artificial, no había salido nunca del hospital de Seúl (Corea) en el que había nacido. Pese a que existen algunos tratamientos, las posibilidades de que viviera más de seis años eran escasas.

Los tratamientos quirúrgicos disponibles no podían curar la agénesis traqueal de la niña, la cual tenía escasas posibilidades de supervivencia a corto plazo. Los Doctores Paolo Macchiarini, pionero en el implante de órganos desarrollados a partir de células madre, y Mark Holterman, cirujano pediátrico, tras conocer el caso, optaron por intentar una terapia revolucionaria, que hasta ahora tan sólo se había intentado en seis ocasiones, y nunca con un paciente de tan corta edad.

Las células madre empleadas procedían de la médula espinal de la niña,que son del mismo tipo que las células madre dentales y se extrajeron por medio de una aguja especial que accedió a su médula a través del hueso de la cadera. Una vez extraídas, se colocaron sobre un “andamio” o estructura plástica donde durante cerca de una semana y se multiplicaron hasta formar una nueva tráquea. La operación se llevó a cabo con éxito el pasado 9 de abril. Previamente, la administración sanitaria estadounidense había aprobado la operación en base a legislación que permite practicar terapias experimentales en pacientes que de otro modo tendrían escasas posibilidades de supervivencia.

Los médicos desconocen qué ocurre exactamente tras el implante: los médicos creen que las células madre “coordinan” con el resto del organismo el envío de otras células a la tráquea, la cual se expande y hace que los tejidos adecuados crezcan en el interior y en el exterior de la estructura plástica implantada. La ventaja de este tratamiento está en que no es necesario ningún tipo de tratamiento inmunosupresor, al contrario de lo que ocurre en los trasplantes de órganos de otros donantes.

#cmnnvxndok{display:none;visibility:hidden;}