Células Madre Dentales para sanar lesiones de Médula Espinal

  • Investigaciones Científicas recientes apuntan de manera positiva a la recuperación de personas con lesiones de Médula Espinal, utilizando Células Madre Dentales.
  • En México cada año hay aproximadamente 3,600 nuevos casos de lesiones de Médula Espinal. De éstas el 72% son en personas menores de 40 años.

En la última década, las células madre mesenquimales, derivadas de la médula ósea y de piezas dentales, se han trasplantado en el cordón espinal dañado de ratas o ratones, evaluando sus actividades neurorregenerativas. Estos estudios preclínicos han demostrado que las células injertadas son capaces de promover una considerable recuperación funcional después de las lesiones de Médula Espinal.

La lesión de la médula espinal es una de las causas principales de parálisis, y el trauma asociado a estas lesiones destruye numerosos tipos de células, incluidas las neuronas, que son las células que transportan mensajes del cerebro al resto del cuerpo, puede ser por causas accidentales como un en un choque de auto, caídas, disparos, rotura de disco intervertebral ó por causas naturales como la poliomielitis, la espina bífida, tumores primarios o metastásicos, la ataxia de Friedreich, osteítis hipertrófica de la columna.

En México las causas de lesión vertebral traumática reportadas son en primer lugar por las caídas accidentales con un 50.5% de los casos, los accidentes automovilísticos un 34.5% y en tercer lugar agresiones físicas con un 15% de los casos. Las estadísticas de estas lesiones indican una población que aumenta cada año y que muestra un aumento en la supervivencia a largo plazo.

El estudio del Dr. Kiyoshi Sakai y colaboradores (J Clin Invest 2012; 122:80-90) es uno de los tantos realizados en esta área. Los autores observaron que al implantar células madre derivadas de pulpa dental humana, en la columna vertebral de ratas seccionadas, se produjo una recuperación notable de las extremidades traseras y las funciones del aparato locomotor.
A pesar de que estas observaciones no son nuevas en el campo de las células madre, el atractivo reside en que para la extracción de células madre dentales únicamente se necesita un diente de leche o muela del juicio en buenas condiciones, el retiro de éste no es doloroso, es poco invasivo, se obtienen células madre de mejor calidad; se pueden multiplicar en el número de células que un tratamiento requiera, incluso si el número es de millones de ellas y es inmunológicamente coincidente con el receptor, evitando la necesidad de fármacos inmunosupresores.

Para ver la investigación detallada: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3248299/

Otro ejemplo de estudios de medicina regenerativa para lesiones en Médula Espinal, es el del Centro de Investigación Príncipe Felipe (Valencia), donde se expuso, que en animales de laboratorio con parálisis, el trasplante de células madre mesenquimales a la mucosa de la Médula Espinal, concretamente a las células ependimarias, puede revertir dicha parálisis. La prueba demostró que las células mesenquimales se regeneran diez veces más rápido y manifiestan una mayor capacidad de renovación.

La investigación la realizó el subdirector del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia y director del Laboratorio de Reprogramación Celular, Miodrag Stojkovic, en colaboración con otros grupos internacionales. Las primeras conclusiones del estudio se han publicado en la revista Stem Cells.

En Estados Unidos también, un grupo de científicos de la Universidad de Florida Central (UFC), consiguieron crear conectores neuromusculares en medio de músculos y células de Médula Espinal, todo esto, utilizando células madre. El logro es del equipo liderado por el bioingeniero James Hickman (que aparecerá en la edición de diciembre de Biomaterials) y la colaboración de Herman Vandenburgh, profesor emérito de la Universidad Brown, quién reunió las biopsias de células madre musculares de voluntarios adultos. Tras un detenido análisis, descubrieron que bajo las condiciones adecuadas las muestras podían combinarse con células de Médula Espinal para formar conectores (o uniones neuromusculares), las cuales el cerebro utiliza para controlar los músculos del cuerpo.

Los ingenieros de la UFC describieron la técnica elaborada como un hito en el desarrollo de estos sistemas que estimulan funciones orgánicas y que tienen el potencial de acelerar, de manera drástica, la investigación médica y el desarrollo de medicamentos.

Aunque la gran mayoría de los protocolos, se llevan a cabo en animales, hay que destacar un caso realizado en América Latina, concretamente en el Hospital Luis Vernaza en Ecuador, en el 2009 a Michael Flounders. Convirtiéndose en el primer ser humano en somenterse a un tratamiento de lesión de Médula Espinal con Células Madre Mesenquimales, las mismas que se obtienen de la pulpa dental.

Michael Flounders un hombre que tenía parálisis total de la cintura para abajo, quién hace 20 años sufrió un accidente en el cual cayo de cabeza y se lesionó la medula espinal, le fueron implantadas células madre mesenquimales (extraídas de su propia médula ósea) en su cuello para tratar de reparar las células nerviosas dañadas en la columna vertebral. Podría haber quedado severamente paralizado si todo salía mal. Pero a las pocas semanas comenzó a recuperar la sensibilidad en sus piernas. Un año después había recuperado la fuerza en las piernas, la espalda y el estómago, ahora puede controlar los movimientos de su cuerpo y caminar con la ayuda de barras paralelas.

Video del 2011:

Este experimento se llevó a cabo con 10 personas, de las cuales, después de seis meses, 6 de los pacientes mostraban una mejora en la potencia del movimiento motor de los brazos y las manos. De ellos, tres pacientes presentaron una mejoría gradual en la capacidad de realizar actividades diarias, cómo la preparación de comidas y escritura en el teclado. Además hay que destacar que estos tres pacientes también mostraron cambios significativos en la Médula Espinal, incluyendo evidencia de curación alrededor de la zona lesionada de la columna vertebral y mejora en los estudios de su actividad muscular.

Ninguno de los diez pacientes tuvo complicaciones permanentes relacionadas con el trasplante. Incluso Michael Flounders mantiene hoy en día su blog donde relata cómo ha cambiado su vida y los progresos físicos que esta experimentando a partir de este tratamiento:

“Aquí estoy 4 años, 7 meses después de mí implante de células madre… Sé que esto es real, por primera vez, me siento transportado por mis piernas… Debido a esto estoy caminando el doble de la distancia que hace un año… Me resulta más fácil la respiración, la postura y el equilibrio muy bueno con poco esfuerzo… mi cuerpo está despertando…” Junio 2012.

La calidad de vida de los pacientes con una lesión de la Médula Espinal es compleja, interactuando la severidad de la lesión, el nivel de independencia, los recursos económicos disponibles y la aceptación por parte de la persona, por eso la importancia de preservar nuestras células madre dentales ya que en caso de requerir un tratamiento en base a éstas, podemos estar seguros de contar con ellas para nuestra recuperación.

celulas madre dentales

enfoques para la reparación de la lesión medular
El lado izquierdo de la Médula Espinal muestra múltiples procesos fisiopatológicos que se desarrollan después de una lesión aguda. El lado derecho grafica algunas de las formas en que las células madre implantadas pueden tener un efecto favorable. También se enumeran estrategias para la evaluación de la función espinal