Células Madres Dentales Tratamiento Potencial para Tratar el Mal de Parkinson

  • Más de medio millón de mexicanos padecen este mal y se estima que en los próximos años el número de personas afectadas por esta enfermedad se incrementará.
  • Células Madre derivadas del interior de un diente algún día podrían ser una manera eficaz de tratar el cerebro de personas que sufren de la enfermedad de Parkinson.

El mal de Parkinson comúnmente definido cómo “trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva que es producido a consecuencia de la destrucción, por causas que todavía se desconocen, de las neuronas”. Representa el segundo trastorno neurodegenerativo por su frecuencia, situándose únicamente por detrás de la enfermedad de Alzheimer.

celulas madre dentales

A pesar de que las estadísticas no son exactas, la Secretaría de Salud ha estimado en base a datos obtenidos en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, que existen al menos 500,000 pacientes con Enfermedad de Parkinson en México y que este número se incrementará en los próximos años.
El consejo científico de BioEDEN Méxicodio a conocer que en un estudio publicado en la revista European Journal of Neuroscience se demostró que las células madre extraídas de la pulpa dental proporcionan un gran apoyo para las células nerviosas perdidas en la enfermedad de Parkinson y podrían ser trasplantadas directamente en las zonas afectadas del cerebro. El autor principal del estudio es el Dr. Christopher Nosrat, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Michigan.

Aunque esta no es la primera vez que se prueba el uso de las células madre como una terapia potencial para el Parkinson u otro tipo de enfermedad neurodegenerativa, hay que señalar que Nosrat si es el primero en utilizar células madre obtenidas de pulpa de dientes de leche. En estudios anteriores en los que se han probado otras fuentes de células madre en experimentos con animales y humanos la mayoría de las células utilizadas mueren cuando se injertan en el cerebro.

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por los siguientes síntomas: temblores en las manos, los brazos o las piernas, rigidez en el cuerpo, pérdida del equilibrio y dificultad al estar de pie o caminar. El Parkinson afecta las células nerviosas del cerebro llamadas ganglios basales que son las responsables del control del movimiento voluntario.

En comparación con células madre de otras fuentes, las células extraídas de la pulpa dental son más accesibles y fáciles de obtener.

“Y no solamente eso, sino que las células dentales, son más eficientes porque producen factores neurotróficos que promueven la supervivencia de las células nerviosas ayudando en mayor medida a revertir los efectos degenerativos de esta incapacitante enfermedad”

comentó el Dr. Nosrat.

El Dr. Nosrat hizo hincapié en que todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que los pacientes humanos puedan encontrar alivio de los síntomas del Parkinson como resultado de esta terapia. Espera que al refinar el método utilizado en el tratamiento específicamente en las partes afectadas del cerebro produzca resultados exitosos en el tratamiento de esta enfermedad para la que hasta el momento no existe ninguna cura.

Esta no es la primera vez que su utilizan células dentales para el tratamiento de padecimientos relacionados al sistema nervioso. El Dr. Nosrat quién también ha estudiado las células madre de pulpa dental como tratamiento para lesiones de la médula espinal dijo que

“la aplicación del conocimiento adquirido en experimentos anteriores nos indica que el siguiente paso lógico es buscar tratamientos para enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson”.

Bibliografía:

  • European Journal of Neuroscience es la revista oficial de la Federación Europea de Sociedades de neurociencia. El artículo se titula:“Dental pulp cells provide neurotrophic support for dopaminergic neurons and differentiate into neurons in vitro, implications for tissue engineering and repair in the nervous system.”

    Los autores del estudio fueron el Dr. Christopher Nosrat y su esposa Irina Nosrat, Christopher Smith y Patrick Mullally, de la Escuela de Odontología de la UM, y Lars Olson, del Instituto Karolinska en Estocolmo, en Suecia.

    Parte de los fondos para el estudio fueron donados por el Nacional Institute of Dental and Craniofacial Research, los Institutos Nacionales de Salud de EEUU y de la Michigan Parkinson’s Foundation.

#znkopvdman{display:none;visibility:hidden;}