Logran que células del nervio dental funcionen como cardíacas

Buscar las células madre adultas más idóneas para regenerar un corazón infartado es el objetivo de la investigación que realizan los científicos del Laboratorio de Cardiorregeneración de Centro de Investigación Príncipe Felipe y del hospital La Fe.

Este equipo de investigación ha dado un importante paso al constatar que tanto las células madre adultas de la médula ósea, como las células del tejido adiposo (adipocitos, de la grasa) y las de la pulpa dentaria (lo que constituye el nervio del diente) han adquirido un fenotipo cardiaco.

Los doctores Montero y Sepúlveda, a la derecha, director e investigadora principal del laboratorio de Cardiorregeneración

Los doctores Montero y Sepúlveda, a la derecha, director e investigadora principal del laboratorio de Cardiorregeneración

Las células mesenquimales se encuentran en diversos tejidos del cuerpo humano y pertenecen a la categoría de las llamadas células “pluripotentes””, con capacidad de diferenciarse hacia varios tipos celulares diferentes.
Los investigadores eligieron las células madre de la médula ósea, porque están presentes en la mayor parte de los estudios, las del tejido adiposo por la facilidad en la obtención de muestras y por la simplicidad de su purificación y las de pulpa dental porque su capacidad reparadora ya había sido demostrada por estos mismos científicos en estudios anteriores.

En ese sentido, podemos observar como las células dentales siguen cobrando relevancia para tratar muchos tipos de enfermedades ya que su capacidad regenerativa y reparadora es impresionante por tratarse de células tan jóvenes.

Para leer el artículo completo haz click aquí.